7 idees clau entorn al sistema judicial i la violència masclista 01/07/2016

7 ideas clave en torno al sistema judicial y la violencia machista

fotopreinfant

El 28 de junio se organizó en el SIE Baix Llobregat un encuentro interdisciplinar centrado en la última Reforma del Código Penal, violencia machista y el procedimiento jurídico en situaciones de violencia machista. A la jornada, que contó con una charla magistral de Maite Estrach, jurista del SIE Barcelona, asistieron profesionales de Recursos Residenciales de la Generalitat de Catalunya para mujeres y sus hijos e hijas en situación de violencia machista; del Servei de Mediació i traducció d’ABD; el Programa Laris d’ABD y SIE Baix Llobregat de la Generalitat de Catalunya, para la atención y recuperación de las mujeres y sus hijos e hijas que han sufrido situaciones de violencia machista.

El encuentro sirvió para poner en común cómo se aplica la reforma del Código Penal en situaciones de violencia machista. Los y las profesionales coincidieron en que se han producido mejoras y un incremento de recursos jurídicos gracias a la incorporación de nuevos preceptos legales que permiten abordar situaciones y expresiones de la violencia machista que hasta ahora no quedaban reconocidas en el código penal, como por ejemplo el "Sexting". A pesar de ello, también se señaló que aún hay vacíos en el reconocimiento de las diversas formas de ejercer la violencia machista, así como de reconocerla y afrontarla jurídicamente.

La aplicación de las nuevas (y antiguas) medidas de defensa y protección de la mujer y de los menores aún queda demasiado abierta a la valoración interpretativa de agentes judiciales que a menudo no han realizado una revisión consciente de los patrones, valores y pautas culturales adquiridos hacia la violencia machista. Por lo que fácilmente ejercen de correa de transmisión, más que de agente de freno y protector de quien se encuentra en posición vulnerable frente a la imposición del dominio patriarcal o machista.

En el encuentro se establecieron 7 puntos críticos sobre los que se debe incidir desde el activismo, el Tercer Sector y las Administraciones e Instituciones pertinentes:

  1. Impagos de pensiones alimenticias: Si bien el sistema judicial prevé medidas de ejecución de sentencia, e incluso el Estado prevé asumir un adelanto de las mismas en caso de impagos, la carga de la tramitación y la burocracia recaen en la mujer, que se encuentra en una situación de debilidad y vulnerabilidad de la que se tiene que recuperar. La demora de los procesos judiciales en la resolución de estos impagos, provoca que las necesidades reales del núcleo familiar recaigan de nuevo sobre la mujer, quien hace frente cotidianamente a la cobertura de necesidades materiales, formativas y de desarrollo de los hij @ s cargo.
  2. Adelanto de la pensión alimenticias por parte del Estado: En el caso de que finalmente el Estado haga adelanto del pago de pensión alimenticia, la cantidad no permite cubrir las necesidades básicas de los hijos. Por tanto, de facto, es la madre quien hace frente a la responsabilidad de cubrir todas las necesidades, sin apoyo del padre, ni tampoco del Estado. Esta responsabilidad no se le reconoce ni moral, ni jurídica, ni económicamente.
  3. Conocimiento del ámbito y procedimiento jurídico: Si los y las agentes sociales disponen de información y conocimiento sobre el ámbito jurídico pueden anticiparse y prevenir la mujer y los menores sobre los siguientes pasos o qué situaciones se pueden dar. De este modo, se incrementa el apoyo y el conocmiento de los acompañamientos.
  4. Training de los agentes jurídicos: Es necesario disponer de un cuerpo de profesionales del ámbito jurídico (abogacia, fiscalía, jueces,etc.) preparado y entrenado para comprender y hacer frente a la violencia machista, su afectación y las múltiples formas de expresión y ejercicio del dominio patriarcal aplicado a los diversos ámbitos: económico, laboral, de pareja, institucional, etc.
  5. Acompañamientos: En el acompañamiento a la mujer y menores hay un gran vacío en el momento de los reconocimientos médicos, denuncia y dependencias judiciales.
  6. Dificultad de interpretación y traducción: El sistema judicial se compone de múltiples leyes interconectadas que ramifican y diversifican el proceso y a veces terminan diluyendo lo que implica la violencia machista. Esta complejidad de leyes y procedimientos, hace difícil comunicar de forma fidedigna situaciones reales al sistema judicial y viceversa. Esta dificultad todavía toma mayor intensidad cuando se añade una distancia cultural y lingüística. El resultado son situaciones de gran indefensión
  7. Soledad de la mujer ante el agresor, ante la lentitud y tramitación del proceso judicial y ante la cobertura de las propias necesidades y las de los hij@s a cargo: El proceso judicial es lento, enrevesado y largo. La carga de prueba recae reiteradamente sobre el ejecutante (la mujer). La necesidad cotidiana termina minando la capacidad de las mujeres para sostener el proceso judicial y simultáneamente mantener y cubrir las necesidades del núcleo familiar. A menudo siguen recibiendo los embates e intentos de sumisión por parte del agresor, ya sea directamente a ella o a través de los hij@s o directamente a los hijos. A parte, debe hacer frente a la reacción defensiva y de rechazo del agresor ante cada nuevo procedimiento judicial que se inicia para resolver situaciones como impagos, acosos, quebrantamientos de condena, etc.

 

 

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR