Género, identidad y relaciones afectivas en la adolescencia 08/06/2016

Género, identidad y relaciones afectivas en la adolescencia

fotopreinfant

Los datos del reciente informe de la ONU El progreso de las mujeres confirman que a pesar de nuestras leyes actuales (Ley de Igualdad efectiva entre hombres y mujeres, Ley integral contra la violencia de género, Ley para garantizar los derechos del colectivo LGTBI…) no se ha logrado una mayor igualdad ni justicia para la mayoría de las mujeres del mundo. Con motivo de las Jornadas Feministas 2016, el equipo de Preinfant analiza cómo los estereotipos obstaculizan la construcción de relaciones igualitarias entre los adolescentes.

El maltrato invisible: el psicológico o emocional

No es común pensar que los jóvenes viven situaciones de maltrato, ya que esta problemática se asocia más con personas adultas. Sin embargo, según el estudio Percepción de la violencia de género en la adolescencia y la juventud publicado por el Ministerio de Sanidad, un 29% de chicas y un 34% de los chicos de entre 15 y 29 años justifica o minimiza actitudes de celos, posesión o control en la pareja, escondidas por el mito del amor romántico.

La realidad nos dice que el maltrato en parejas jóvenes se produce tanto o incluso más que en parejas adultas, aunque se manifiesta de forma diferente y mucho más sutil. Humillaciones, aislamiento, amenazas o relaciones sexuales no consentidas, son algunas de las herramientas de este maltrato invisible: el psicológico o emocional. Tiene mucho en común con el más conocido y evidente maltrato físico, sólo que sin golpes en el cuerpo, lo cual lo hace mucho más difícil de reconocer, tanto para quien lo experimenta como para los que podrían ayudar.

Nausica Castelló es responsable del programa Preinfant, que apoya a chicas jóvenes y adolescentes en situaciones de marentalidad prematura y / o monomarentalidad. “Observamos día a día la necesidad de acompañarlas desde una perspectiva de género y empoderamiento. Por ser mujer, y además joven, y además madre o embarazada, a menudo quedan estigmatizadas incluso por sus familias, y por tanto en una situación de aún mayor vulnerabilidad “, explica.

En la mayoría de los casos, se añaden otros factores como el embarazo no planificado, relacions de parella no igualitàrieso con violencia, formación interrumpida, precariedad laboral y dependencia económica de las familias, que las sitúa en un contexto de gran fragilidad emocional.

“Prepararse para afrontar la maternidad requiere un gran esfuerzo a nivel psicológico, redefiniendo las relaciones con la familia, la pareja y con una misma. Intentamos dotar a las jóvenes de herramientas para reconocer sus derechos y que no minimicen conductas abusivas que puedan estar sufriendo. En la mayoría de los casos se tienen que trascender creencias de rol muy marcadas y poco respetuosas con ellas“, añade Nausica.

Los centros educativos son espacios idóneos para trabajar para la erradicación del sexismo, la desigualdad, y en consecuencia las violencias de género que en el futuro podrían sufrir los y las más jóvenes. Además, trasladar esta tarea a toda la comunidad educativa puede amplificar sus resultados.

El programa Laris es una de las iniciativas de la red que hacen todo un trabajo de prevención en la escuela, con talleres para estudiantes, profesorado y familias. El objetivo fundamental es cuestionar los estereotipos y roles, y aprender a detectar las señales de alerta para diferenciar comportamientos saludables de los no saludables, y prevenir cualquier tipo de relación violenta y desigual en el futuro.

Consulta el artículo también en la web de Preinfant

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR