Aumenta la adulteración de las drogas más consumidas 04/05/2016

Aumenta la adulteración de las drogas más consumidas

  • Disminuye la pureza del éxtasis en cristal, la anfetamina, cocaína y ketamina.
  • Éxtasis en comprimidos, la única sustancia en la que aumenta la pureza.
  • Durante el 2015, el programa Energy Control, de la Asociación Bienestar y Desarrollo, ha emitido 23 alertas en Cataluña.
  • Más muestras de marihuana que de hachís entre el Cannabis analizado por el servicio.

EC_ABD_ServeiAnalisi (2)La pureza de las drogas más consumidas en espacios de ocio nocturno – éxtasis en cristal, anfetamina, cocaína y ketamina – ha disminuido en el 2015, según los datos del último informe del Servicio de Análisis de Sustancias de Cataluña de Energy Control, que recoge información de las 1.945 muestras de sustancias sintéticas procesadas a lo largo del pasado año. En contraste a esta disminución, Energy Control señala que el éxtasis en comprimidos es la única sustancia que presentó un aumento de su pureza (69,5% de los casos). Las muestras han sido analizadas en el IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas), ubicado en el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona (PRBB), institución que colabora con el proyecto desde el año 2000.

Según los datos del informe de Energy Control, el programa de reducción de riesgos de ABD Asociación Bienestar y Desarrollo, que cuenta con la colaboración y con la financiación de la Subdirección General de Drogodependencias de la Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPCAT), del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, ha bajado la proporción de muestras sin adulterantes que acompañan o sustituyen las sustancias tradicionales, las que busca la persona que consume. En el caso de la anfetamina (speed) la adulteración fue del 70,1%, en la ketamina del 14,9% y en el éxtasis en cristal del 10,59 %. La cocaína sigue siendo la sustancia más adulterada de todas las analizadas (82,5% de los casos).

Según Nuria Calzada, coordinadora estatal de Energy Control, las causas de la adulteración son principalmente económicas, pues tienen como objetivo abaratar costes e incrementar beneficios. Respecto al aumento de la adulteración, señala que puede responder a factores múltiples y diversos, como la falta de suministro de la sustancia principal o de sus precursores, una manera de evitar consecuencias legales o por dinámicas en constante evolución del propio mercado.

La adulteración de sustancias supone un riesgo adicional para las personas que consumen. Por este motivo, es importante contar con un servicio especializado de análisis que recoja información del mercado ilegal de drogas pero que también alerte de forma precoz sobre la presencia de adulterantes que son un riesgo para la salud pública. Para el Dr. Joan Colom, subdirector general de Drogodependencias, “el conocimiento que aporta el servicio de Análisis de Cataluña es básico para poder informar a los profesionales sanitarios”. Según explica el subdirector general, “la adulteración de las drogas determina los riesgos pero la pureza también. Son dos factores a tener en cuenta en relación a los efectos y los daños asociados al consumo”.

Durante este pasado año, Energy Control ha emitido 23 alertas en Cataluña, la mayoría de ellas a raíz del análisis de una nueva sustancia no detectada previamente. Estas alertas se monitorizan por parte de la Subdirección General dentro del Sistema Español de Alerta Temprana y el EMCDDA (European Monitoring Centre for Drugs and Drug Addiction).

En 2015, la alerta más difundida ha sido la relacionada con una sustancia ampliamente conocida, la PMMA, detectada en pastillas con el logotipo Superman. Estas pastillas contenían una cantidad muy alta de anfetamina iPMMA, una sustancia potencialmente tóxica y mortal en la cantidad detectada.

Cocaína, la sustancia con los adulterantes más tóxicos

En el 2015, la cocaína ha sufrido un repunte de de adulteración tras dos años disminuyendo, y se sitúa como la sustancia con los adulterantes más tóxicos. Se trata, principalmente, del levamisol, fármaco que se utiliza como coadyuvante en quimioterapia, y la fenacetina, un analgésico retirado del mercado español por su toxicidad que no se debería mezclar con alcohol.

Como en años anteriores, el levamisol ha sido el más frecuente, ya que se ha encontrado en más de la mitad de las muestras analizadas (65,91% de los casos). En comparación al 2014, año en que se detectó en el 52,35% de las muestras, se observa un aumento de su frecuencia. En cuanto a la fenacetina, se ha encontrado en un 34% de los casos.

La presencia elevada de estos adulterantes tan tóxicos supone un riesgo para la salud de los consumidores. El consumo de levamisol sostenido en el tiempo puede producir una bajada importante en el número de glóbulos blancos de la sangre y hacer que la persona consumidora sea más vulnerable a coger infecciones. También pueden aparecer síntomas como fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza, insomnio, mareos y/o convulsiones. En concentraciones superiores al 10%, el levamisol puede provocar náuseas y vómitos, tal y como han manifestado algunos y algunas usuarias del servicio de Energy Control. En 2015, la concentración media del levamisol ha sido del 11,7% y en el caso de la fenacetina del 18,69%.

Cafeína, el adulterante más frecuente

En el conjunto de las sustancias analizadas, la cafeína ha sido el adulterante más habitual. Principalmente, se ha encontrado en el speed (anfetamina), sustancia en la que tiene más presencia y concentración media (44,52% en el 55,4 % de las muestras), en el éxtasis en cristal y en la cocaína. Se trata de un adulterante estimulante, que actúa en el sistema nervioso central aumentando la actividad cerebral y el estado de vigilia.

Cantidades elevadas de cafeína pueden provocar ansiedad, irritabilidad, insomnio, sudoración, taquicardia y diarrea. Además, su consumo crónico se asocia con un síndrome de abstinencia que se manifiesta con dolor de cabeza e irritabilidad.

Nuevas drogas como adulterantes de las sustancias ilegales más frecuentes

En los últimos años han aparecido en el mercado nuevas sustancias, aunque su uso es minoritario. En general, se trata de sustancias con efectos similares a los de las drogas más consumidas en ambientes recreativos pero que, a diferencia de éstas, en muchos casos, no están fiscalizadas y se venden como sustitutos legales de drogas ilegales. Se trata, además, de sustancias sobre las que hay pocas, o incluso ningún, datos de investigación clínica, ni en animales y en humanos, por lo que se desconoce cuáles son los riesgos para la salud del consumidor.

En este sentido, uno de los aspectos más preocupantes es la consolidación de los su uso como adulterantes de las sustancias ilegales más habituales. En el año 2015, la ketamina ha sido la droga en la que se han detectado estas sustancias con más frecuencia. A lo largo de 2015, se ha analizado 186 muestras vendidas como nuevas drogas o vendidas como drogas clásicas y que se han encontrado nuevas drogas en su composición. Se ha identificado 43 sustancias.

La marihuana, mayoritaria en las muestras de Cannabis

El año 2015, el Servicio de Análisis de Energy Control también ha analizado 357 muestras de Cannabis, la mayoria de las cuales eran de marihuana (59%), seguidas de hachís (13%). En el caso de la marihuana, casi la totalidad de las muestras contenían THC, el cannabinoide mayoritario de la planta de la marihuana. El 97,1% de las muestras analizadas contenían una concentración de THC inferior al 15 %, un intervalo considerado razonable.

Además, en el 42% de las muestras se detectó cannabidiol (CBD), un cannabinoide sin los efectos psicoactivos del THC. Se trata de un componente menos conocido pero con propiedades muy interesantes – efectos relajantes, ansiolíticos, antidepresivos, antipsicóticos, antiepilépticos, antiinflamatorios, antidistónicos, antieméticos y posibles efectos antineoplásicos- que se están investigando para diversas aplicaciones. También puede contrarrestrar algunos efectos desagradables del THC, como la ansiedad o las ideas paranoides, o potenciar efectos buscados del THC como son la analgesia, las propiedades antiinflamatorias y antiepilépticas.

En cuanto al hachís, la mayoría de las muestras (40 de las 45 analizadas) presentaban THC un promedio del 30%, muy por encima del intervalo que sería deseable, mientras que el 72,5%contenían CBD con un promedio del 4%.

En los últimos cinco años, ha habido un crecimiento de la presencia de CBD en las muestras de marihuana y hachís. Ha aumentado el número de muestras de marihuana con CBD y ha disminuido en cambio el número de muestras de hachís con CBD.

Para Josep Rovira, director del Área de Drogodependencias de ABD , “en un momento en que se está debatiendo la regulación del cannabis es bueno conocer que los rangos de concentración de THC en marihuana se mueven en intervalos seguros de potencia. Sin embargo sería bueno que estas variantes mejoraran en concentración de CBD ya que se disminuirían aún más los riesgos en términos de salud mental”.

Informe del Servicio de Análisis de Sustancias de Catalunya Energy Control – ABD

Informe Estatal del Servicio de Análisis de Sustancias de Energy Control – ABD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR